Durante el mes de agosto se llevan a cabo las visitas de evaluación a las organizaciones postulantes que han pasado a la fase III; en esta fase, los evaluadores verifican si lo establecido en el informe de postulación corresponde con la documentación e información encontrada en la visita de campo.

El equipo evaluador se reune posterior a la visita de evaluación para redactar el informe de realimentación, el cual es un documento donde plasman las fortalezas y oportunidades de mejora detectadas al revisar el informe de postulación y durante la visita de evaluación.